Cómo convertir documentos a Word y no morir (económicamente) en el intento (parte I)

Digitalización hacia Word

Trabajo en Konica Minolta, pero llevo muchos años involucrado en el mundo IT. He visto desde hace muchos años cómo problemas sencillos tenían una implicación de coste importante si se querían solucionar.

Por ejemplo, hablo de tareas como convertir documentos a Microsoft Word. Recuerdo que hace años los escáneres de sobremesa incluían alguna utilidad que permitía hacer el apaño, pero donde la calidad del reconocimiento de los caracteres no daba la calidad deseada. La siguiente opción era tener que instalar una aplicación dedicada al uso en cada ordenador de cada usuario que necesitase tal conversión. Además del engorro que significaba tener que instalar la aplicación, se encuentra el mantenimiento de la misma y el coste tanto de la aplicación como de los servicios de instalación y mantenimiento.

Sobre estos dos últimos datos las empresas no son conscientes del gasto oculto que suponen e implica que los departamentos de informática opten por alternativas que a continuación detallo. Desde hace unos años Konica Minolta proporciona otras soluciones que permiten a los usuarios convertir documentos, no solo a Microsoft Word, y además permiten optimizar los flujos documentales porque aportan más valor, como disponer de OCR Zonal, unión con bases de datos, conexión con repositorios, separación mediante códigos de barras y otros. Estas soluciones son muy potentes, pero desde el punto de vista económico no están optimizadas si el usuario sólo necesita una pequeña parte, la que hemos comentado de conversión a Word.

Por lo tanto, al final acabamos en el primer punto, donde las empresas y sus usuarios necesitan soluciones efectivas y económicas. Atendiendo a este principio y necesidad, se desarrollan plataformas web sencillas de utilizar, intuitivas y de fácil acceso donde los usuarios pueden convertir sus documentos a Microsoft Word en un instante y obteniendo un trabajo profesional de conversión. La ventaja es clara para las empresas: el coste es muy económico y además no necesita instalar nada en ningún ordenador de la compañía puesto que este servicio se presta mediante un navegador web. Si desea obtener más información de cómo Konica Minolta aborda estos temas le recomiendo que se ponga en contacto con nosotros y le podremos asesorar en la solución que mejor encaja en sus necesidades y flujos de trabajo.

En siguientes capítulos les hablaré de otras necesidades de conversión que tenemos los mortales humanos. Hasta luego.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“Cómo convertir documentos a Word y no morir (económicamente) en el intento (parte I)”