Próximo reto IA: La colaboración entre Inteligencias Artificiales

Inteligencia Artificial Colaborativa

Un robot de medicina capaz de realizar operaciones quirúrgicas con decenas de sensores y millones de líneas de código de IA analizando para conseguir precisión máxima. Un coche autónomo con visión 360º que utiliza para la conducción, pero que registra todo lo que ocurre a su alrededor también. Un dron de reparto en zonas rurales que navega analizando las variables de corrientes, vientos y temperaturas…

¿Te has parado a pensar en la cantidad de sensores, datos y algoritmos de que los dispositivos con IA pueden disponer para realizar su función o tarea?

¿Y si usáramos estos para algo más que dicha tarea?

¿Y si pudiéramos recoger su información, usar sus algoritmos, conectar con sus sensores e interconectar los sistemas operativos de estos dispositivos entre sí?

¿Te imaginas el potencial de conocimiento que esto podría dar a un humano, a una empresa, a una sociedad? Eso es la IA Colaborativa. Una plataforma capaz de conectar, comunicar, gestionar y analizar toda la información de sensores, datos y procesos IA que cualquier dispositivo con IA, e incluso que no la tenga, pueda ofrecer. Dispositivos con Inteligencia Artificial que estén distribuidos por cualquier sitio o lugar.

Te suene a ciencia ficción o no, podrás saber si tu hija está pasando frío en el patio del colegio, no porque te lo indique un servicio meteorológico, sino porque tres sensores de temperatura: el de la cámara de seguridad, el del robot de limpieza y el del dron que está llegando al colegio con una remesa de folios, te indican la misma temperatura.

Esto es un ejemplo casi infantil. Porque el verdadero potencial no es consultar la información, sino permitir que esta plataforma de IA colaborativa pueda analizar los datos, confirmarlos, compararlos, ordenar más tomas de información a sensores o procesar algunos algoritmos para darte a ti, humano, un conocimiento que permita que tu tarea sea más eficiente. 

La IA colaborativa cumple con la doble premisa de dar al ser humano una inteligencia aumentada y una capacidad de percepción del mundo mucho mayor.

En el segundo caso, nos ayudará a tener “ojos y oídos” (en definitiva, sentidos) en lugares en los que no estamos físicamente.

La IA colaborativa ayudará al concepto de HUMANO AUMENTADO.

En el primero, podremos disponer de una IA que ponga a disposición la potencia de los algoritmos de inteligencia artificial de los dispositivos, sus sensores y las bases de datos de las aplicaciones propias, que nos aportará una inteligencia añadida a la que tenemos de forma natural. Esto nos permitirá realizar tareas hasta ahora prohibidas al hombre o al alcance de muy pocos, gracias a sus habilidades mentales.

El fin último de la colaboración entre Inteligencias Artificiales es ayudar a potenciar la Inteligencia Humana.

Pero la IA colaborativa tiene un valor añadido fundamental.Antonio Ramírez, Futturnauta

Nos permite comunicarnos con dispositivos, robots e IA de una forma muy efectiva, ya que la Plataforma IA colaborativa funciona en ambos sentidos. Esto nos da el poder de acercar más la tecnología al ser humano.

El principal reto, o quizás deberíamos decir desafío, es el de poner de acuerdo a los desarrolladores para que diseñen sistemas operativos de IA o de robots u otros que sean compatibles y ntenderse.

Sería deseable no esperar tanto tiempo, como pasó con los smartphone, para que tengamos un Android de IA colaborativa que nos permita comunicarnos y gestionar el conocimiento de distintas Inteligencias Artificiales.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“Próximo reto IA: La colaboración entre Inteligencias Artificiales”