El éxito de una empresa viene de dentro

Los empleados son el éxito de la empresa

Los trabajadores del siglo XXI no buscan simplemente un salario más alto. Quieren sentirse valorados, en control de la situación, con la capacidad de marcar la diferencia. Sin embargo, una reciente encuesta descubrió que el 41% de los profesionales no tenían la sensación de aportar mucho a la misión global de sus respectivas empresas. El 65% de los que pensaban que tenían buenas ideas, preferían ponerlas en práctica fuera de la compañía.

Ha llegado el momento de cambiar la situación, y de valorar al activo humano de forma diferente: promover la libertad para innovar dentro de la estructura de la empresa, dar más autonomía al individuo, motivar de otra manera que no sea con nóminas más abultadas o, al menos, no sólo con eso.

Nuestros compañeros de Workplace Hub nos dan dos ideas, pocas en número pero potentes en resultados, para aprovechar internamente el valor del individuo, haciendo además más felices a los componentes de la organización.

1. Cultiva tus propios emprendedores internos

Phillipe de Ridder, cofundador del Board of Innovation, sugiere atraer el mejor talento y además permitir que las corporaciones innoven como si fueran start-ups. Esto se conseguiría a través de programas de emprendimiento interno: los empleados podrían dar rienda suelta a su vena emprendedora en determinados proyectos reduciendo la supervisión, dándoles más propiedad y control sobre el proyecto y cortocircuitando el bucle de comunicación con el CEO.

Los principios del emprendimiento pueden también funcionar en puestos no directivos y en trabajos que no sean demasiado creativos. Fíjate en la zapatería online Zappos, que ha eliminado los guiones de sus call centers, permitiendo al personal llevar la conversación como creyeran conveniente; las puntuaciones que dan sus clientes han aumentado drásticamente. Esto demuestra que el dejar que los trabajadores tomen decisiones es algo muy motivador, en todos los niveles.

2. Crea un laboratorio de ideas

Cultivar el comportamiento emprendedor entre la fuerza de trabajo es una de las formas que tenemos para que el personal dé lo mejor de sí mismos, pero ¿por qué no ir un paso más allá? Algunas compañías crean en su seno una empresa independiente para incentivar la actividad de sus pensadores más valiosos. He aquí el laboratorio de ideas.

Una de estas compañías fue Absolut Vodka, que creó Absolut Labs para averiguar cómo construir una relación más profunda con sus clientes. Parte think tank y parte incubadora de ideas, les permite probar conceptos rápidamente evitando la complejidad de una gran empresa. Algunos de los proyectos surgidos de este laboratorio han tenido un gran éxito, como Absolut Reality, que invitó a 5.000 personas a un concierto en vivo mediante realidad virtual.

Sephora Innovation Lab es la apuesta de la empresa de productos de belleza para integrar la experiencia de usuario en la tienda y en su web móvil mediante prototipos de display en un entorno virtual. Tienen su propio edificio, para que el personal involucrado se sienta más libre de expandir sus horizontes.

El fabricante de altavoces y sistemas de sonido Sonos ha creado Sonos Studios como zona de experimentación de sus productos. Músicos interpretando en vivo tienen la posibilidad de ajustar a su gusto la intersección de música, cultura y tecnología para crear su propio entorno.


A estas compañías, el emprendimiento interno y los laboratorios de ideas les han ayudado a crecer y a hacer más felices a las personas involucradas en estos proyectos. La motivación se ha disparado, los clientes lo notan, y responden con su fidelidad. ¿No será que ha llegado el momento de dar rienda suelta al talento que ya tenemos al alcance de la mano?

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“El éxito de una empresa viene de dentro”