¿Trabajo en el 2050? Cómo competir con los robots

Consejero genético, nueva profesión para el 2050

El futuro se presenta incierto. Con el aumento de la robotización y las inteligencias artificiales, a lo que se suma la externalización de la mano de obra, quién sabe qué tareas nos quedarán a los trabajadores de las economías desarrolladas dentro de unos años.

Como diría un buen amigo mío, "no todos nos podremos dedicar a filosofar". Pero (y esto son buenas noticias) sí nos podremos dedicar a otras tareas más productivas.

Ahora bien, ya no va a servir eso de estudiar una carrera y a partir de entonces trabajar en lo que ya hemos aprendido. No señor. La rápida evolución de la tecnología nos obligará (como de hecho ya está pasando) a formarnos continuamente. Muchas personas, por elección o por obligación, trabajarán sólo media jornada, mientras que la mayor parte deberá hacerse freelance para atender a la demanda de las nuevas estructuras empresariales, más ágiles y ligeras.

Tampoco podemos olvidar todo lo que queda por hacer, a lo que hasta ahora no se le había prestado demasiada atención desde el sector privado (con honrosas excepciones) como el cuidado activo del medioambiente o la exploración espacial. Además, en lugar de buscar nuevas formas de hacer las mismas cosas, aparecerán nuevas formas de hacer cosas nuevas. Tarea no nos va a faltar.

Todo esto no lo digo yo, no. Lo dicen los expertos consultados por Konica Minolta acerca del futuro del trabajo, que además nos dan una pista sobre nuevos trabajos que existirán en 2050. Ya sabemos cómo son estas listas que aparecen de vez en cuando: o parecen de ciencia ficción, o son cursis hasta decir basta. Sin embargo, a medida que nos vamos aproximando al futuro, los nombres de estos nuevos puestos de trabajo y sus funciones nos parecen más familiares. De todas las listas que he visto aparecer a lo largo de los últimos años, y con lo que sé ahora, ésta es la que me parece más realista.

10 trabajos que nos parecerán normales en 2050

1. Especialista en medicina robótica: El "robotista médico" tendrá como misión controlar el funcionamiento de los robots médico-quirúrgicos. Necesitará un profundo conocimiento tanto de la anatomía humana (o animal, en el caso de aplicaciones veterinarias) como de la maquinaria de alta tecnología que empleará a diario.

2. Especialista en ciberseguridad: Nuestro mundo está cada vez más compuesto de ceros y unos; parte de nuestra vida reside online. Es terreno abonado para los cibercriminales, a los que habrá que combatir en cada vez más frentes.

3. Ingeniero de simulación: La realidad virtual no sirve únicamente para los videojuegos; cada vez estará integrada en más áreas de nuestras vidas. Y por tanto necesitaremos personas con imaginación y habilidades técnicas que creen esos mundos alternativos.

4. Especialista en construcción: La impresión 3D y su diseño junto con la robótica avanzada aumentarán la velocidad de construcción y las posibilidades arquitectónicas. Los edificios del futuro requerirán otro tipo de habilidades más tecnológicas que las actuales arquitectura y albañilería.

5. Ingeniero de transportes: Trenes superrápidos, vehículos autónomos y redes de transporte automatizadas; todo ello precisará de ingenieros especialistas en su diseño y mantenimiento.

6. Consejero genético: El aumento del conocimiento de nuestra arquitectura genética facilitará la predicción de anormalidades antes del nacimiento. Los padres necesitarán a alguien que les guíe en las nuevas posibilidades.

7. Especialista en interacciones humano/robot: La convivencia con los robots se convertirá en un asunto que hay que atender para evitar conflictos y aumentar la eficiencia.

8. Controlador del tiempo atmosférico: A medida que aumenta nuestra comprensión de los patrones meteorológicos, aumentará también la posibilidad de manipularlos. El crecimiento de las cosechas y la prevención de desastres naturales necesitarán especialistas que los atiendan.

9. Abogado especializado en ética: Según avanza la tecnología, nos iremos enfrentando a nuevos y complejos retos éticos que requerirán un análisis especializado.

10. Esteticista robótico: Los robots no estarán sólo ocupando puestos de trabajo que ahora desempeñan seres humanos; también formarán parte de nuestro propio cuerpo. Los cirujanos plásticos tendrán a su alcance nuevas herramientas para que estemos guapos durante toda nuestra vida, que también será más larga.

¿Deberíamos ya empezar a formarnos para estas nuevas profesiones? ¿Y nuestros hijos? Recuerda que el futuro no está tan lejos como parece.

Hasta mañana.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“¿Trabajo en el 2050? Cómo competir con los robots”