Design Thinking, más allá de la inteligencia artificial

Design Thinking

Design Thinking es un término genérico que se refiere a las estrategias creativas que usan los diseñadores durante el proceso de diseño. También se puede adoptar como filosofía en el momento de considerar problemas, como medio para ayudar a resolverlos. Por eso el término ha desbordado el ámbito del diseño profesional para ser aplicado a los problemas empresariales y sociales.

En el entorno empresarial, el Design Thinking aprovecha la sensibilidad y los métodos propios de un diseñador para satisfacer las necesidades de los usuarios de forma tecnológicamente factible y empresarialmente viable.

El origen del concepto del diseño como pensamiento en las ciencias aparece por primera vez en el libro de Herbert A. Simon "Las ciencias de lo artificial", publicado en 1969. Simon recibió el Premio Turing por hacer «contribuciones básicas a la inteligencia artificial, la psicología cognitiva humana y el proceso de listas».

Efectivamente, su idea de emplear una mentalidad de diseñador en los objetos de estudio de las ciencias ha sido aplicada al desarrollo de la inteligencia artificial debido a la necesidad de utilizar el pensamiento humano para desarrollar un entorno no humano. Como resumen, los estudiosos del Design Thinking dicen que, así como los científicos resuelven los problemas por análisis y los diseñadores los resuelven mediante síntesis, el Design Thinking usa tanto el análisis como la síntesis para resolverlos.

Una ayuda para la innovación

Uno de los ejemplos del uso del Design Thinking en el entorno empresarial lo ofrece Ekta Sahasi, vicepresidenta de nuestro Centro de Innovación de Negocio (BIC) de Estados Unidos, en su artículo 7 ways to use design thinking to innovate your business, publicado en el blog del BIC.

Ekta nos resume las siete técnicas asociadas a este proceso que ha estado utilizando con su equipo para resolver problemas e impulsar la innovación:

  1. Empieza preguntándote “por qué”. ¿Por qué queremos hacer lo que queremos hacer? ¿Cuál es su propósito central? De esta forma centramos el proceso de pensamiento en los determinados aspectos que conforman un problema amplio, y cada paso es mucho más asumible.
  2. Conoce a tus usuarios e involúcralos. El Design Thinking está centrado en las personas y no en las cosas, y su principal componente es la empatía. No se puede ir más allá sin llevar a cabo una investigación de los usuarios, estudios de campo, entrevistas y registros de experiencias pasadas. Al involucrar a los usuarios y los empleados, aumenta la motivación y la productividad y la información fluye.
  3. Experimenta con las ideas. Estamos insertos en un proceso colaborativo y por eso es importante aceptar nuevas ideas y experimentar con ellas. Desde formas distintas de llevar a cabo reuniones hasta nuevos formatos más visuales para los informes; nunca se sabe qué elemento puede disparar nociones innovadoras.
  4. Construye prototipos. Después de seleccionar las mejores ideas, se crean prototipos para las pruebas y la obtención de respuesta de los usuarios. Esto genera una cultura de iteración y mejora en lugar de lanzar un producto según sus especificaciones iniciales simplemente porque nosotros pensamos que su diseño es correcto.
  5. Prueba el diseño. Las pruebas de usabilidad son importantes y de ellas surgen mejoras y nuevas ideas. Antes de llevarlas a cabo conviene planificarlas bien y crear una lista de preguntas abiertas para los usuarios, no simplemente esperar sus comentarios.
  6. Haz seguimiento del proceso. El establecimiento de hitos para comprobar el progreso de la obtención de resultados mantiene al equipo atento y motivado.
  7. Sé tolerante con los fracasos. El fracaso es parte de la vida, y un elemento esencial para el aprendizaje. Las cosas no siempre salen bien a la primera, y no por ello se llega al final del camino. Hay que estudiar el mapa y buscar alternativas, que siempre serán mejores que las anteriores.

Gracias a la implementación del Design Thinking, el equipo de Ekta ha hecho grandes progresos en sus desarrollos de productos. Esta filosofía ayuda al líder a guiar a las personas que tiene a su cargo y éstas disponen de una forma de manejar mejor la información que tienen. La resolución de problemas y la innovación se hacen más manejables y el equipo puede trabajar de forma más productiva.

¿Y tú? ¿Has aplicado en tu empresa formas innovadoras de trabajar? Nos encantaría conocerlas.

Otras entradas interesantes:

«
»

Se han hecho 2 comentarios a “Design Thinking, más allá de la inteligencia artificial”

Pepe Betancort @ 17 de septiembre de 2017 12:12

Deseo exponerles mi proyecto como unidad central de gestión en la industria conectada 4.0 Gracias anticipadas !!

    Konica Minolta @ 20 de septiembre de 2017 10:48

    Hola Pepe, Naturalmente; puede enviar su proyecto a la dirección info@konicaminolta.es y estaremos encantados de leerlo. Que pase un feliz día.

Enviar un comentario a
“Design Thinking, más allá de la inteligencia artificial”