Los robots que “ya” hacen tu trabajo

Relay, el robot hotelero de Savioke y Konica Minolta

Si te creíste que aún faltaba tiempo para verlos trabajar a tu lado, te has equivocado. Los robots ya no son cosa del futuro; son hardware y/o software que ya te acompaña en tu vida laboral.
La pregunta no es ¿cuándo llegarán a mi empresa?; la pregunta es ¿qué trabajos están haciendo ellos hoy en día y que hasta ayer hacía un humano?

Si estás algo puesto en esto de los robots, me imagino que sabrás que este año 2016 ha sido el año del surgimiento de los Robots Sociales. Ya sabes, me refiero a esos de aspecto humanoide o que te inspiran ternura y confianza como puede ser el caso de Jibo, Pepper o Buddy.

Pero yo no te hablo de estos robots; te estoy hablando de robots que ejecutan tareas productivas en entornos empresariales.

Y no me refiero a nuevas tareas; me refiero a tareas que hasta la fecha la realizaban seres humanos con cualificación específica.

¿Que de qué tareas hablo? Déjame que te exponga algunas realidades de hoy mismo.

A - Hoteles

Hasta ahora, cuando llamabas al servicio de habitaciones para pedir algo de comer después de un día agotador, en 30 ó 45 minutos oías unos golpecitos en la puerta y una voz diciéndote “¡Servicio de habitaciones!”. Sin embargo, eso en cadenas hoteleras como Hilton, Marriott o InterContinental ya no es así. Porque un simpático robot con forma de cenicero de pasillo con ruedas te hace una llamada al teléfono de tu habitación pidiéndote que le abras la puerta. Te acaba de traer el sándwich vegetal y el refresco que has pedido por teléfono, o desde la tele de la habitación o desde la app del hotel.

Las ventajas como huésped son varias, pero yo me quedo con la de poder salir en ropa interior a recoger mi comida y olvidarme del pudor de que me vea un [email protected] (es broma).

Pero el que sale ganando es el hotel. Aparte del refuerzo de imagen y valor añadido que recibe su marca, ya no necesita tener un recepcionista que atienda a los huéspedes y un [email protected] que lleve lo que pidan estos. Con uno solo de ellos se pueden realizar ambos trabajos.

Pero esa no es la única ventaja. Se acabaron los minibares en las habitaciones, se acabó el inmovilizado en forma de bebidas y cacahuetes en ellos, y no te hablo del consumo eléctrico 24 horas al día de cada minibar. Y eso es lo primero que se me viene a la cabeza, que si sigo hay muchas más ventajas para la cadena hotelera. Como, por ejemplo, la posibilidad de comprar el robot o alquilarlo en modo servicio (RaaS – Robot as a Service).

B – Seguridad

¿Quién no ha tenido miedo al entrar en un parking solitario y en penumbra? ¿Quién no se ha visto asustado al recorrer los largos y solitarios pasillos del metro en una noche cualquiera? ¿A quién no le gustaría que un vigilante le acompañase hasta su coche? ¿O que hubiera un policía en cada esquina?

[email protected], la seguridad no es cosa que debamos tomarnos a la ligera, y mucho menos en los tiempos que corren.

Nadie duda de los beneficios de tener cerca un policía o personal de seguridad que nos proteja de cualquier incidente no deseado; pero el inconveniente de estas personas es que no pueden estar en todas partes a la vez, y que su alta cualificación y la escasez de su número no les permiten estar presentes para evitar incidentes de seguridad menores, que por otro lado son los más numerosos.

Ya puedes ver robots que rondan un parking para evitar el robo de coches, vigilar los pasillos del supermercado y evitar robos de productos, o pasear por las avenidas de una gran superficie controlando si cualquier cliente pudiera tener una necesidad medica alarmante, además dar más sensación de seguridad a la clientela.

Si a esto le sumas la capacidad de revisar puertas abiertas, vallas violentadas o matrículas no autorizadas de coches, el nivel de seguridad sube y aumenta.

El reconocimiento facial puede ser parte de sus habilidades, o el de armas, por lo que si reconoce a una persona que no esta registrada en su base de datos, podrá avisar para que se la identifique, lo mismo que si le ve a alguien un cuchillo o una pistola en la mano.

La grabación en vídeo y envío vía streaming permite tener cámaras, no fijas en los muros, sino en movimiento, pudiendo seguir de cerca o a distancia a cualquier sospechoso por su conducta gestual o por su reconocimiento facial. O su función de cámara con control remoto, que permite seguir y grabar la escena para posteriores pesquisas y pruebas policiales.

Y si la cosa se pone fea y alguien se abalanza sobre ti, siempre podrás correr hacia el robot y presionar su botón del “pánico” y, además de lanzar una llamada de emergencia a la policía o al servicio de seguridad, un sistema de luces, sonidos y otros se ponen en marcha para lograr un efecto psicológico disuasorio del posible atacante.

Y nunca se te olvide que le puedes poner encima toda la publicidad que quieras, que no cobra horas extra y que puede estar las 24 horas vigilando. Bueno, alguna menos, porque hay que cargarle la batería de vez en cuando.

Como antes te he dicho, puedes disponer de uno de ellos, con todos los servicios añadidos, por menos de 6€ la hora, durante las horas que quieras. Porque su disponibilidad en modo RaaS ya está en el mercado. Y si quieres intentar tu propia aventura construyendo tu propio robot, lo puedes hacer con una impresora 3D industrial. Por muy poco tienes un robot de seguridad que podrás vender o alquilar a empresas de seguridad o a compañías con necesidades específicas de seguridad para sus clientes o empleados.

C – Atención al cliente

¿Dónde está la mermelada?

Yo no sé tú, pero cada vez que tengo que preguntar por un producto en el supermercado, tardo más tiempo en encontrar un empleado que me atienda, si es que me quiere atender, que en encontrar el producto.

Un robot interactivo que me lo indique y me acompañe, mientras me habla de la última oferta o me pregunta por qué he elegido comprar en este supermercado y no en otro, me resultaría más útil y haría más agradable mi compra semanal. Y no te cuento las ventajas para el comercio, tanto en atención al cliente como en estrategias de marketing u otros.

Aunque a mí lo que me fastidia es tener que llevar la compra encima. No es que sea por la edad (que también), sino porque me resulta molesto y no me permite ir con las manos libres para usar el móvil o cogido de la mano con mi mujer o mi hija; por eso un robot inteligente que me siguiera sería ideal.

Claro que, ahora que lo pienso, además de acarrear la compra, ¿por qué no puede llevarme el maletín con el portátil, o la maleta de viaje, o la bolsa de deporte camino al gimnasio? Creo que los mensajeros están de enhorabuena, y sus espaldas les darán las gracias.

D – Procesos de negocio

Pero no pienses que todos los robots que pueden hacer labores en un negocio son puro hardware, circuitos y chips. También los tienes de software. Nunca los veras físicamente, pero hacen por ti parte de las tareas que haces en tu ordenador.

Son robots que se instalan en los servidores de tu empresa y permiten ayudar a los empleados, liberándolos de tareas repetitivas tales como tener que teclear los mismo datos en distintas aplicaciones de su empresa, o tener que ejecutar tareas aburridas y de alto consumo de tiempo, como bajarse datos de unas aplicaciones para luego tener que introducirlos en otras. Les da, a los empleados, autonomía para centrarse en tareas de valor como atender al cliente que está al otro lado del teléfono, mientras el robot de software es capaz de introducir los datos que oye en la conversación.

Eso son pequeños ejemplos de lo que los robots de software pueden hacer, permitiendo la automatización de procesos estándar y repetitivos de la empresa y que son realizados por personas, para que estas personas realicen tareas de valor añadido para la empresa en la que trabajan. A esto lo suelen llamar incrementar la productividad.

Si te preguntas por qué te hablo de todo este tema de robots, la respuesta es fácil. Por varios motivos:

  1. Porque creo que este artículo te ha enseñado que claramente el robot ya ha llegado al mundo empresarial y se adueñará de muchas funciones, por lo que tienes que adaptarte a toda prisa. Tu mente, tus conocimientos, tu estilo de vida, tu profesión y tu empresa están llegando a un nuevo mundo lleno de robots que, aunque se parezcan a un supositorio gigante, hacen el trabajo de humanos.
     
  2. El segundo motivo es porque me dedico a ofrecer al mercado estas tecnologías (entre otras), comercializándolas aquí en España algunas de ellas, y otras en otros países como USA, Singapur o Japón, por decir algunos. Y lo hago vía mi empresa y las asociadas (Savioke, Knightscope, Weber Solutions...) en las que participamos o que son socios tecnológicos. Y por ello creo que lo poco o mucho que sé podría venirte bien, en algún momento.
     
  3. Si quieres empezar a robotizar tu empresa quizás esto pueda ayudarte, como lo ha hecho ya a muchos: ¿Robotizar Backoffice o Frontoffice?

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“Los robots que “ya” hacen tu trabajo”