La nueva realidad (y II)

Realidad aumentada

En mi artículo anterior me preguntaba, te preguntaba, en qué podrían las tecnologías de realidad aumentada y realidad virtual ayudar a la sociedad y al individuo. Dejaba caer esta pregunta:

¿Esto a mí, en qué me ayuda?

La pregunta no es baladí, ni mucho menos. Como sociedad, jamás debemos permitir que estas tecnologías nos condicionen o modifiquen nuestra conducta o nuestra percepción de la realidad, pero al mismo tiempo debemos ser muy conscientes de los beneficios que estas tecnologías nos aportan.

Para empezar, al disponer de mayor información los errores disminuyen, y personas sin la suficiente experiencia pueden actuar de forma más eficiente, ya que el aporte adicional de información que da la RA lo permite. Personas sin conocimientos o con dificultades de relación con el entorno (sordos, ciegos, mudos, analfabetos, disminuidos…) podrán percibir mejor el mundo. Pero no te olvides de ti mismo: información extra o procesos que te ayuden a tomar decisiones harán que te equivoques menos, y eso en ocasiones te puede salvar de escoger la calle incorrecta, de ser poco eficiente en tu puesto de trabajo o de una muerte segura.

Estas tecnologías también traerán beneficios al propio ser humano, porque la experiencia de usuario será más gratificante de lo que es hasta ahora y esto repercutirá directamente en nuestra felicidad. Jugar con un juego interactivo y con RA o RV nos llevará a nuevas sensaciones que nos agradarán. Poder pasear por un museo y leer hasta la última letra de sus exposiciones, u hojear un libro y poder seleccionar entre cientos de vídeos y textos alternativos con un solo clic, nos hará mas felices.

Y no olvidemos el dinero. Ambas tecnologías permitirán que las compras de productos sean más inmediatas y fáciles y esto beneficiará el flujo de caja y los ingresos de las empresas donde trabajamos. Y todo porque los ratios de conversión de compras en modo online o presencial crecerán.

Pero si hay algo que me gusta destacar como el mayor beneficio es que esta tecnología sólo esta dando sus primeros pasos, lo cual significa que cuando las mentes de las personas creativas y con empuje empiecen a pensar en nuevos usos, veremos una explosión de nuevos negocios, productos y servicios que permitirán llevarnos hacia un mundo que no podemos hoy ni imaginar.

Y déjame que te pregunte algo para terminar:

¿Quieres ser parte de ello?

Si es que sí, te recomiendo que te prepares y aproveches la oportunidad que estas tecnologías te ofrecen, como usuario, como empresario, como empleado, como individuo de una sociedad. 

Si es que no, te hago otra pregunta: ¿Conoces a alguien, en su sano juicio, que hoy en día no tenga un móvil? Te dejo un vídeo muy corto (de mi empresa) de estas nuevas realidades y nuestra visión sobre ello.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“La nueva realidad (y II)”