¡Última hora! – Marketing directo, mejor en papel

Marketing DirectoEstoy tan sorprendido como tú, pero no me queda más remedio que admitirlo. Cuando todo el mundo apuesta por el marketing digital, resulta que los últimos estudios apuntan hacia un mayor impacto en el cliente con el marketing directo.

No seré yo el que diga que el marketing digital no sirve para nada, pero tampoco puedo decir que el marketing directo haya pasado a mejor vida. Y la razón estriba en el ADN del ser humano. Sí, sí; así es: la culpa la tiene el ADN.

Mete en una máquina de resonancia magnética a un ser humano y muéstrale algo de marketing digital y luego enséñale una publicidad en papel. Te quedarás tan sorprendido como yo de los resultados. Y es que cuando la mente humana ve y toca papel, la zona emocional del cerebro se dispara.

Increíble, ¿no? Todo esto se debe a que el cerebro, al percibir el tacto del papel, identifica el contenido del marketing directo como más real y cierto y por lo tanto lo toma en más consideración.

Y eso no es todo. Al incluir el tacto en la ecuación del marketing, el cerebro dispara recuerdos más directos y rápidos y es capaz de generar sensaciones, recuerdos y estímulos más vivos y reales que si lo hace utilizando solo el sentido de la vista (y también del oído) que es el utilizado en marketing digital.

Así que ya sabes. El marketing directo genera más percepción de la realidad y en consecuencia es preferido por el cerebro, y si no fuera suficiente además dispara más rápidamente y con mas intensidad las emociones.

No olvidéis (uno de marketing no lo olvida nunca) que el acto de comprar obedece a la emoción en su estado mas puro.

Una razón de peso

Pero ahí no queda la cosa. El gramaje del papel en el que enseñamos nuestra acción de marketing directo es igualmente importante.

La mente humana está programada para pensar que peso equivale a calidad, por lo que si con el tacto percibimos un papel más pesado, nuestro cerebro pensará de forma primaria que el contenido del documento de ese papel será de mejor calidad. Ojo, no te pases; que ya te veo imprimiendo sobre papel de 500 gr. ¡Eso es cartón!

Además, si somos capaces de darle textura al papel, brillo, holograma u otros, la calidad es percibida como mejor, y en consecuencia la mente humana asume que el mensaje contenido en el documento también es mejor.

¿Qué tendrá la mente humana que es capaz de disparar emociones cuando toca el papel? ¿Por qué somos capaces de generar dichas emociones?

En el marketing directo es tan importante el continente como el contenido.

Incluye en tu marketing online una excelente imagen de unas uvas, frescas, apetitosas, agradables, dulces, y conseguirás que el sentido de la vista dispare los recuerdos y active neuronas que pueden llegar a hacerte sentir el sabor dulce, fresco, suave, casi sensual en tu boca. Hasta jurarás que puedes oler la uva. Pero haz lo mismo con el marketing directo, donde la calidad de la imagen es igual de buena, y deja que el cliente toque el papel: verás que las emociones, recuerdos y sensaciones se disparan el doble. La combinación de tacto y vista es mortal de necesidad. El cliente está rendido a tus pies.

Y recuerda, los de marketing lo saben.

Si combinas el tacto con la vista, conseguirás un impacto en tu cliente objetivo mayor del que realmente te imaginas.

Es una apreciación no basada en ningún estudio, pero sí en pruebas de clientes míos, en las que hemos sometido al cliente a documentos impresos con barnizado (o sea, que parece que estás tocando la superficie del objeto, su relieve), y hemos visto que el realismo percibido por el cliente multiplica la calidad del producto o servicio descrito en dicho documento.

Y todo por tocar un papel… Sigo maravillado.

Volvamos a las fuentes

No es justo hablar de marketing digital y de marketing directo y no mencionar el tipo de letra.

Por lo general podemos decir que un tipo de letra complejo y que necesita de cierta concentración para ser leído significa para la mente humana mayor calidad, mientras que un tipo de letra sencillo significa lo contrario; sencillez equivale a normal, o no tan buena calidad.

HaettenschweilerSin embargo esto no así al 100%. Intenta escribir un texto publicitario en Haettenschweiler y veras que pronto la gente deja de leer tu publicidad y habrás fracasado.

Debes seguir el principio KISS (Keep it Simple, Stupid!) al escribir… y ponerle las cosas fáciles al cliente. Usa un tipo de letra complejo en ocasiones especiales donde sabes que el cliente aportará de buen grado una concentración extra y deja el resto para que el cliente se deleite.

Entonces, ¿volvemos al marketing directo?

Más allá del gusto por lo retro, está el sentido común. Yo creo que no hay que volver al marketing directo, por la sencilla razón de que jamás debe abandonarse, ya que tiene su uso correcto y debe complementarse con el marketing digital y otras acciones que se indiquen en el plan de marketing.

Hay una infinidad de variables, desde público objetivo hasta objetivo de la acción o campaña, que te indicarán qué tipo de marketing usar.

Como todo en la vida, hay que usar las cosas en su justa medida y en el momento adecuado.

Entonces, ¿cuál es la combinación perfecta de texto, imagen y papel para tener el marketing directo ideal?

Es una pregunta muy interesante... pero esta es otra historia.

Que tengas un buen y próspero día.

Otras entradas interesantes:

«
»

Un comentario a “¡Última hora! – Marketing directo, mejor en papel”

Rona @ 1 de octubre de 2015 9:34

Ni blanco ni negro sino todo lo contrario... Je,je Buenos dias!!

Enviar un comentario a
“¡Última hora! – Marketing directo, mejor en papel”