El internet de las cosas (II)

KonicaMinolta bizhub C554e TouchPanelRecientemente he podido leer un artículo acerca de las nuevas gafas Recon Jet, que están destinadas a un mercado muy amplio, aunque quizá serán los deportistas los mejores aliados y potenciales usuarios. Aunque no aportan ninguna nueva tecnología, sí aglutinan muchas de las ya existentes (disponen de WiFi, Bluetooth, GPS, altavoz, micrófono, cámara de vídeo de alta resolución y pantalla táctil HUD; además, la conectividad de las gafas es mediante tecnología ANT+, la misma que utilizan los GPS de GARMIN).

¿Cuál es su aplicación? Pues el terreno en el que se puede sacar partido de todo este compendio tecnológico de última generación es infinito. Además de controlar el ejercicio (duración, intensidad, calorías consumidas, curva de esfuerzo, etc.), permitirán interactuar con otros deportistas en tiempo real. ¿Se imaginan cómo puede cambiar, por ejemplo, el próximo “Tour de Francia”? Me da en la nariz que veremos estos nuevos dispositivos en el pelotón el próximo año… Las estrategias de los equipos se pueden modificar durante el transcurso de una etapa; podemos comunicarnos online con el líder de nuestro equipo, ver lo que él está viendo y asistir en todo momento como espectador dentro del grupo, como un corredor más.

En cierto modo en los dispositivos de impresión también se están haciendo cosas similares desde hace algún tiempo; también se dota de conectividad a los dispositivos de impresión y se hacen trabajar en equipo gracias a su integración con la red de redes. Es posible, por ejemplo, conocer en todo momento el estado de los consumibles de un dispositivo multifunción; si una impresora está ocupada haciendo un trabajo de impresión también existe la tecnología necesaria para detectar esta circunstancia y redirigir nuevos trabajos a dispositivos que están libres en ese momento.

Por lo tanto, podemos decir que los dispositivos funcionan también como un equipo ciclista, con estrategias que permiten ofrecer a los usuarios un servicio en tiempo real totalmente funcional y adecuado a sus necesidades. Ahora vemos cómo unas gafas como las afamadas Google Glasses incorporan tecnología suficiente como para explotar nuevos mundos de posibilidades.

El mundo de la impresión lleva ya mucho tiempo subido al carro del internet de las cosas, dotando también de Wifi, Bluetooth, GPRS, pantalla táctil y, por supuesto, integración con internet a todos los dispositivos de impresión. ¿Cuáles son las aplicaciones? Infinitas también.

Solo como ejemplo, los equipos piden el tóner ellos solitos o informan de la necesidad de mantenimiento en el momento en que se produce esta circunstancia. Disponen de sistemas de control de trabajos de impresión, registrando la actividad de cada usuario. Envían los registros de los trabajos realizados e incluso alertan ante la utilización de documentación confidencial. No tienen gafas, pero tienen un potente escáner que permite digitalizar a gran velocidad (hasta 160 páginas por minuto) que además actúa como un vigilante que nos alerta del uso fraudulento de la documentación dentro de nuestras empresas, para salvaguardar el valor más preciado en las compañías: la información.

Se integran con los sistemas de correo electrónico, con la “nube”, permitiendo subir directamente al cloud grandes volúmenes de información. También se integran con plataformas de almacenamiento como Dropbox, Google Drive o incluso tenemos interfaz directo hacia repositorios documentales como SharePoint.

Continuará…

 

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“El internet de las cosas (II)”