Digital, ¿la solución?

Konica Minolta bizhub PRESS C8000Aproximadamente en el año 1440 Guttemberg inventó la imprenta tal y como la conocemos. En 1472 se instaló la primera imprenta en España, más concretamente en Segovia, de la mano de Juan Parix (impresor procedente de Heildelberg, Alemania), que editó el primer libro impreso en la Península Ibérica, aunque quizás sea más conocida la primera obra literaria impresa en Valencia por Lambert Palmart (impresor de Colonia, Alemania) en 1474.

Mucho ha llovido desde entonces; mucho, muchísimo ha cambiado la forma de imprimir y los trabajos a imprimir hasta la imprenta actual potente, veloz, capaz de imprimir prácticamente cualquier trabajo que se le pida sobre los soportes que se le pidan. Se imprimen libros, revistas, informes, facturas, publicidad. Se imprime en plano, en bobina, en color, en negro. Se imprimen tiradas largas y perfectamente iguales.

Pero, ¿se siguen imprimiendo esas tiradas tan largas?, ¿se siguen imprimiendo todos esos libros, informes, facturas, etc…? En realidad la era digital ha traído consigo una nueva clase de comunicación, la comunicación digital, donde no hay un soporte a imprimir. Internet, el correo electrónico, la publicidad digital, los smartphones, etc. han quitado espacio al papel impreso. Y esto es una realidad indiscutible. Pero entonces, ¿qué pasa con las imprentas?, ¿qué hay del invento de Gutemberg tan desarrollado ya en el siglo XXI? ¿Qué tiene que ver ese invento del siglo XV con las prensas actuales? En realidad no tiene nada que ver; simplemente todo ha evolucionado desde esa primera plancha que utilizaba una vieja prensa de vino.

Ha evolucionado, esa es la clave. Por supuesto que no es la misma “máquina”, desde luego que ya no son los mismos tipos móviles, obviamente ya no tiene nada que ver porque la técnica ha avanzado, se ha desarrollado, ha evolucionado con el tiempo y con las nuevas demandas y necesidades. La cultura se ha ido expandiendo al ritmo que le marcaba el desarrollo de la impresión desde los manuscritos copiados por los monjes hasta nuestros días, pero ahora hay un paso más: los documentos digitales, la información digital y ya no impresa, la información en la nube. Y ya es una realidad, ya está aquí y no podemos ni debemos darle la espalda. Tenemos que evolucionar con ello, tenemos que seguir dando servicio para las nuevas necesidades.

Por eso no es que la impresión digital sea solamente la solución; es simplemente la evolución de las gráficas, es el camino que las nuevas necesidades de los clientes finales han marcado.

La impresión digital no es el sustituto, ni mucho menos el enemigo de la impresión offset; es su complemento para cumplir con las nuevas peticiones de un mercado cada vez más exigente. Es su evolución a un mundo que ya es digital.

No tenemos que ver las nuevas tecnologías como algo malo, no debemos tenerles miedo o pensar que van en nuestra contra. Debemos adaptarnos a ellas y sacarles el máximo partido, y aprovechar todo lo bueno que tienen para fomentar y mejorar nuestro negocio; y no porque sea una moda, o porque queda muy “cool” y moderno, sino porque este es el camino que hay en el siglo XXI.

También se acabaron los tipos móviles o el utilizar una vieja prensa de vino, también evolucionaron las prensas con máquinas de vapor, la linotipia, etc. Y eso no significó el fin, sino el progreso, el adelanto, las mejoras.

No pensemos que la impresión digital acabará con la impresión. Pensemos que es la parte del futuro que nos corresponde y a la que debemos sacar el máximo jugo que seamos capaces, vayamos al futuro porque hoy ya es el futuro.

Digital, ¿la solución? Yo creo que es la evolución.

Por lo menos, ese es mi punto de vista.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“Digital, ¿la solución?”