Brotes verdes

Con Konica Minolta, cualquier color puede ser verde¿Sabía que...

... más del 40% de la energía que consumen los dispositivos de oficina se puede evitar?

… con una estrategia adecuada la factura de la luz puede reducirse hasta un 25%?

… podemos contribuir evitando la emisión de CO2 a la atmósfera, sencillamente sustituyendo nuestra vieja impresora?

Además de ser más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente, los dispositivos multifunción de última generación van equipados con toda la tecnología del mercado, como tablets en lugar de botones y pantallas, conectividad wifi y bluetooth, así como convivencia directa con el cloud.

Solo es necesario disponer de una gama de equipamiento adaptada a los nuevos tiempos, con menos emisiones de ozono y que disponga de los elementos necesarios para reducir la energía necesaria para funcionar.

Llega la tecnología verde a nuestra empresa y debemos subirnos al carro; dejar de utilizar equipamiento obsoleto y poco eficiente medioambiental y energéticamente hablando.

Es obvio que estos años de recesión han hecho mella en la sociedad. No hay más que darse una vuelta por cualquier barrio de casi cualquier ciudad y comprobar cómo el parque de automóviles ha envejecido; en tiempos en los que hay que abrocharse el cinturón preferimos aguantar nuestros antiguos vehículos ya que la inversión en un nuevo modelo se hace prácticamente imposible.

Esto mismo ha sucedido también de puertas para adentro en las compañías que también han sufrido el azote de los mercados y la drástica caída de sus ventas en prácticamente todos los sectores.

El resultado es patente: dispositivos ofimáticos "pasados de años", tecnológicamente obsoletos y energéticamente ineficientes.

Si echamos la vista atrás solo unas décadas y recordamos la energía que necesitaba para funcionar el ENIAC, computadora primigenia que al encenderse dejaba tiritando la ciudad de Filadelfia, que sufría constantes apagones cuando este monstruo movía las válvulas de sus más de 30 toneladas de peso para realizar cálculos... Hoy cualquier teléfono móvil le supera en capacidad de computación.

Comprendemos que actualmente los microprocesadores necesitan menos energía para realizar sus cálculos y procesos. Las mejoras tecnológicas han incorporado no solo mayor potencia a los dispositivos actuales, sino el don de hacer tareas más complejas más rápidamente y además consumiendo menos energía.

De hecho, los servidores que trabajan para nosotros en la práctica totalidad de "data center" y servicios cloud repartidos por el planeta tienen un valor que destaca por encima de los demás, que condiciona su diseño y su arquitectura al mismo nivel que lo hacen otros elementos hasta ahora "únicos protagonistas", como son la velocidad de proceso (Megahertzios del servidor) o la capacidad de almacenamiento (Gigas). Este valor es el Consumo Energético.

En términos un poco más técnicos, y circunscribiéndonos al mundo ofimático, esto se denomina el Valor TEC.

Por resumirlo de una forma sencilla, el Valor TEC representa el consumo energético de un dispositivo durante una semana (Kwh/Semana). Es conveniente destacar que estos dispositivos estarán encendidos ininterrumpidamente durante un número de años; otros factores son muy importantes para disponer de un adecuado valor TEC: modos de ahorro de energía o "standby", "sleep mode", es decir, que nuestro equipo sea capaz de NO consumir nada –o prácticamente cero– cuando no se está utilizando, así como el cumplimiento con normativas específicas de ahorro energético, como la "Energy Star".

Más allá de valoraciones económicas que por supuesto son importantes, y mucho más allá de cuestiones de renovación tecnológica, que también aportan ventajas y nuevas funcionalidades para mejorar nuestro día a día, también es necesario tener en cuenta el impacto medioambiental.

Y no es cuestión de mirar a otro lado y pensar que mi impresora o la fotocopiadora del pasillo no van a cargarse el planeta ellas solitas... Claro, cuando hablamos de sostenibilidad, reciclado y optimización de recursos siempre apelamos a que es mejor “muchos un poco”, que “pocos mucho”.

Por supuesto el esfuerzo individual y la aportación de cada empresa, cada pyme, cada corporación, es importante en el objetivo común de ser más limpios, consumir menos y hacer más cosas con los menores recursos posibles.

Bienvenidos a la era verde en la oficina; bienvenidos a la ofimática corresponsable con el medio ambiente; bienvenidos a los ahorros de costes en la factura de la luz; a los procesos de producción más respetuosos con el entorno. Bienvenidos a Konica Minolta.

Compare el consumo energético y emisión de CO2, así como el impacto medioambiental en: www.konicaminolta.es.

Otras entradas interesantes:

«
»

Enviar un comentario a
“Brotes verdes”