Del papel a la nube. Reinventarse como Madonna

MadonnaLlevamos mucho tiempo “matando” al papel. Leemos constantemente noticias acerca de la oficina “paperless”, hemos “enterrado” del mismo modo al fax —curiosamente resucita con la misma facilidad— y todos reconocemos la necesidad de disponer de sistemas que permitan gestionar adecuadamente los documentos digitales.

Sin entrar en más apreciaciones sobre la necesidad —o no— de disponer de nuestros documentos en formato digital, sí me gustaría hacer una reflexión acerca de las ventajas e inconvenientes que tiene y del mismo modo conocer cuáles son las herramientas disponibles para hacer esta transición llevadera a la vez que “asequible” para cualquier usuario convencional.

Me complace encontrar un aliado muy cerca de mi puesto de trabajo, pegadita a mí; hasta ahora solo la utilizaba para copiar contratos o enviar por fax un pedido a algún proveedor; ahora veo que tiene una pantalla táctil y que me permite navegar por internet… pero ¿para qué quiero navegar desde aquí? Si lo puedo hacer desde mi PC, para qué quiero surfear por la red de redes?

Profundizo un poco más y descubro que tiene un botón “dropbox”… ahora me llevo un contrato y lo escaneo directamente a mi buzón (esto me va gustando).
Descubro otro botón virtual que aparece en uno de los menús de la pantalla táctil: pone “gmail” … no puede ser… ¿también lo puedo enviar directamente? ¿Sí? ¡Así es!

Puedo enviar un mail también directamente, y digitalizar documentos directamente a mi pen-drive (o imprimirlos también desde aquí).

Ahora empiezo a comprender que la transición del “papel” al “PDF” puede ser mucho más sencilla; tengo un gran aliado. Mi vieja amiga, la FOTOCOPIADORA, ahora se convierte en mi centro de gestión documental.

Recientemente implantamos en mi empresa un programa de “Gestión Documental”. Utilizamos también SharePoint; compruebo con cierta incredulidad cómo puedo subir documentos desde mi “amiga” directamente al repositorio SharePoint.

Ahora también puedo utilizar mi iPhone para imprimir directamente en mi “amiga”; se ha hecho un lifting y ahora tiene Wifi también. Me animo y escaneo los expedientes de morosidad, enviándolos a mi teléfono.

Constato, no sin cierta perplejidad, que “mi amiga” ha sufrido un gran cambio; emulando a Madonna, se ha reinventado. Ha sabido adecuarse a los nuevos tiempos; ¡ha sabido envejecer muy bien! De hecho, como la cantante, ¡cada día está mejor!

Se ha sofisticado, ha sido capaz de recopilar toda la tecnología existente en torno a sí; como el Ave Fénix, resurge de sus cenizas y se eleva majestuosa sobre las nubes… ahí precisamente se siente “en su salsa”. En el “cloud” es donde mejor se desenvuelve.

Comparte información en mi red social, accede directamente a portales corporativos y publica contenidos en la “www”… ¡es genial! Pero no se olvida de sus orígenes; por supuesto, también cuida de su amigo el papel; lo gestiona, lo archiva, lo reproduce, lo envía digitalmente por fax.

Es nuestra gran aliada, sin duda.

Otras entradas interesantes:

«
»

Se han hecho 2 comentarios a “Del papel a la nube. Reinventarse como Madonna”

Carlos Fdez @ 11 de junio de 2013 11:14

Me ha gustado mucho el enfoque; me siento identificado

Juanjo Luque @ 19 de septiembre de 2013 3:58

Gracias, Carlos! Yo creo que todos nos sentimos un poco identificados con estas palabras, si. Un saludo.

Enviar un comentario a
“Del papel a la nube. Reinventarse como Madonna”