La Factura Electrónica es ya una realidad

Poco a poco, la implantación de la Factura Electrónica empieza a ganar adeptos entre pymes y autónomos. La velocidad en el envío, el ahorro de costes y una mayor eficacia y control al gestionar las facturas de la empresa son tres de los argumentos para convencer a todos. Y tú, ¿a qué esperas? No obstante, vivimos en un escenario en el que todavía durante no poco tiempo, convivirán las facturas en papel y en medios electrónicos. Para afrontar este reto debemos prepararnos y disponer de las herramientas necesarias para poder abordar esta multiplicidad de medios (scanner, programa de facturación electrónica, etc.). Desde agosto de 2010 la factura electrónica ya es obligatoria para las grandes firmas en su relación con la administración central; el resto de empresas, tendrá hasta febrero de 2011 para adaptarse a esta herramienta digital. Y es que, a pesar de sus beneficios contrastados, este modelo de facturación aún no goza de una presencia masiva, sobre todo entre las pymes, debido entre otros motivos al enorme desconocimiento que las empresas poseen acerca de qué es la factura electrónica, a la duda entre los diferentes formatos o los sistemas para integrarla en su organización, todo esto es una situación lógica, que se corresponde cada vez que hay que implantar una nueva forma de trabajar. Como primer paso, hay que saber en qué consiste el proceso. Éste se resume en dos pasos: la transmisión de facturas o documentos análogos por medios electrónicos (ficheros informáticos) y telemáticos (de un PC a otro) y en su firma digital con certificados cualificados, para tener idéntica validez legal a la de las facturas en papel. Factura tú mismo Si uno asume internamente la facturación electrónica, sin subcontratarla, tiene a su disposición varias fórmulas que, según su grado de complejidad, son:
  • Lo más sencillo. Firmar un correo electrónico (o un documento con formato Word, Excel, Acrobat) y enviarlo con los datos de la factura. Esta modalidad no es la más habitual ni la más beneficiosa, según los expertos consultados. Es evidente que si el receptor tiene que teclear de nuevo los datos que llegan en un PDF, la eficiencia y rapidez que se le supone al sistema desaparecen.
  • Fórmula intermedia. Consiste en emitir o recibir facturas desde una web con aplicaciones que permite crearlas de forma manual.
  • Lo más completo. Se trata de integrar un módulo de facturación específico en los sistemas de gestión y financieros de la empresa. Es la fórmula ideal y con la que se obtienen las ventajas que se le atribuyen a la factura electrónica. Entre ellas, una mayor agilidad en los trámites, al estar automatizados todos los procesos.

Otras entradas interesantes:

«
»

Un comentario a “La Factura Electrónica es ya una realidad”

Software de Facturación @ 25 de abril de 2013 3:01

El software de facturación además de ser novedoso es muy útil en una empresa o negocio no solo porque permite un fácil y práctico manejo de las facturas sino que también permite ahorrar tiempo y dinero.

Enviar un comentario a
“La Factura Electrónica es ya una realidad”